Cuidados de la piel africana

La piel es el órgano más grande que tenemos en el cuerpo y un correcto cuidado de la misma es esencial para mantenerla en buenas condiciones. Con frecuencia al hablar del tipo de pieles se hace referencia a pieles mixtas, secas y grasas. Sin embargo, hay más tipos de piel y es que una piel negra no necesita los mismos cuidados que una piel blanca.

 

La piel es el órgano más grande que tenemos en el cuerpo y un correcto cuidado de la misma es esencial para mantenerla en buenas condiciones.

 

En realidad tanto la epidermis como la hipodermis son iguales en las pieles de todas las razas. En el caso de las pieles africanas la diferencia radica en los melanocitos, que son los responsables de dar el tono oscuro a la piel y que en las pieles africanas tienen más actividad que en otro tipo de pieles. Otra de las diferencias es que este tipo de pieles son muy sensibles a los productos grasos, lo que implica una mayor tendencia a la aparición de acné pero una menor incidencia de las arrugas.

Las pieles africanas cuentan con un mayor número de glándulas sudoríparas y esto hace que la deshidratación sea más fácil, produciendo problemas como la descamación de la piel o la pérdida del tono de piel. Sin embargo, las pieles africanas son menos sensibles a la acción de los rayos UV y por tanto no requieren de tanta protección frente al sol.

A pesar de las diferencias entre los diferentes tipos de piel, durante mucho tiempo las empresas de productos cosméticos no han tenido en cuenta las necesidades especiales de cuidado, protección e hidratación que tienen las pieles africanas. Afortunadamente cada vez existen más marcas que han tenido en cuenta las necesidades específicas de cuidado de las pieles africanas y han elaborado productos cosméticos especialmente pensados para tratar este tipo de pieles, tanto para el cuidado facial como para el cuidado corporal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *